El “déjà vu”de la hermana de Pichón Escobar en el caso Orellano

La hermana de Gerardo “Pichón” Escobar publicó una carta en su muro de Facebook para marcar las “coincidencias escalofriantes” que existen entre el caso de su hermano y Carlos “Bocacha” Orellano. Patovicas, policía y el río Paraná como destino de sus cuerpos en una postal desgarradora y con cinco años de diferencia.

“El escenario se repite: patovicas, policía y el río (siento escalofríos por el cuerpo)”, señaló Luciana Escobar en uno de los pasajes de la publicación que realizó en su muro de Facebook a modo de catársis y en solidaridad de la familia del joven cuyo cuerpo apareció ayer en las aguas del río.

Es que a cinco años de la muerte de su hermano, la causa aún sigue sin resolverse, con los acusados en libertad y sobreseídos por la Justicia Federal por falta de mérito, puesto que la causa pasó a ese fuero al caratularse como desaparición forzada de persona. Por eso el enojo de la joven.

“Caigo en la realidad que la historia se repitió y siento el olor, el mismo que ya lo sentía familiarizado, el que se me había impregnado en la piel… y el dolor sale a flote, como flotan esos cuerpos que el río devuelve … ese río que se transformó en cementerio”, recordó Luciana para enhebrar un caso con el otro.

Al igual que Carlos, a Pichón Escobar también le propinaron una paliza al salir del boliche La Tienda y su paradero fue desconocido durante una semana hasta que su cuerpo emergió de las aguas del Paraná un 21 de agosto de 2015.

Esta vez, Bocacha sólo permaneció desaparecido 48 horas, pero la escena protagonizada por personal de seguridad del boliche de la Estación Fluvial, personal policial involucrado y la escalofriante escena de su cadáver emergiendo de las aguas del río, se tornaron un “dejavú”, como lo catalogó la hermana de Escobar en Facebook.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + once =