El Concejo analiza prohibir los sectores VIP en todos los boliches

El Concejo Municipal estudia eliminar los sectores VIP en todos los boliches de Rosario. La medida cobró relevancia luego de la muerte de Carlos Orellano, el joven que fue a bailar a la disco Ming River y apareció horas después sin vida en el río. Según el relato de su círculo íntimo, Orellano, de 23 años, habría intentando ingresar al VIP de la disco de La Fluvial sin la pulsera que permite acceder a ese espacio.

“Bocacha”, como lo conocían sus amigos, fue sacado por patovicas y policías que hacían adicionales, y luego desapareció. A los dos días fue hallado muerto, flotando en el río. La Justicia analiza si hay responsabilidad de la seguridad del lugar en el hecho.

En ese marco, el edil Eduardo Toniolli ingresó el último viernes un proyecto al Concejo que propone eliminar esos sectores de las discotecas. El texto (que lleva también las firmas de las concejalas Norma López, Gabriela Gómez Sáenz y la presidenta del cuerpo María Eugenia Schmuck) propone una modificación a la ordenanza 7.218 de espectáculos públicos, en relación a los artículos que reglamentan la actividad de las discotecas y confiterías bailables.

La iniciativa (en la cual el bloque venía trabajando desde un tiempo, pero cuya presentación se aceleró tras el caso Orellano) dispone “la prohibición de los sectores reservados a determinadas personas a las que se les pretenda dispensar un trato diferenciado o discriminatorio al resto de los asistentes”.

Además, da a los empresarios un plazo máximo de 60 días a partir de la sanción de la norma para adecuar las instalaciones y convertir todos los espacios en ámbitos de común accesibilidad para toda la concurrencia. En su defecto, la violación de lo dispuesto tiene previsto la clausura del comercio.

Discriminatorio

Toniolli considera que el filtro que determina el ingreso a este tipo de espacios “lleva implícito un mecanismo de discriminación que no siempre tiene que ver con lo económico, sino con un proceso de selección que los dueños de los boliches hacen de determinadas personas en función de algún aspecto estético que consideran que debe valorarse por encima de otros”.

En su opinión, “en los boliches esto no tiene que ver con un ordenamiento de distintas categorías que se establecen; por ejemplo, en un recital según cómo se vea desde cada lugar, sino con un proceso de selección que puede configurar un acto discriminatorio”.

“No estamos intentando establecer una relación con el hecho terrible y doloroso del asesinato de Orellano. Esto tiene que ver con un trabajo previo en relación a la reforma de la ordenanza de nocturnidad”, aclaró. Y agregó que “este caso, al igual que el de Gerardo Escobar, exceden a la 7.218 y se mezclan con la falta de cumplimiento de normas y de control municipal en relación, por ejemplo, a la regulación de la actividad de los patovicas”, fundamentó el presidente del PJ local.

Para el referente del Movimiento Evita, se trata de “episodios que involucran a personal de seguridad privada y a miembros de las fuerzas de seguridad, y no vamos a erradicar este tipo de hechos de violencia exclusivamente con una reforma de estas características”. Por ello, considera que la prohibición de los VIPs “no es una solución de fondo, sino más bien parte de la discusión sobre la nocturnidad, en la que tiene que tener prioridad el cuidado de los pibes y pibas. En este caso, de la discriminación como un fenómeno habitual”, apuntó.

Aportes

“Todo aquello que apunte a eliminar no solo la violencia mas extrema, los riesgos que puedan correr en el disfrute de esa noche, sino también aspectos que tienen que ver con la segregación y la discriminación, puede ser un aporte a esa discusión macro”, analizó.

En ese sentido, consideró que “no es un proyecto aislado, sino que se tiene que discutir en ese marco, como un aporte lateral a cuestiones que quizás son más complejas de desactivar”.

En 2013, el exconcejal justicialista Diego Giuliano había presentado un proyecto que iba en el mismo sentido, pero sin un caso resonante de estas características, el debate no prosperó en el recinto. La nueva presentación reconoce ese antecedente y toma -mediante cita- alguno de sus aspectos. Como ya es costumbre, un caso fatal que estaría vinculado a la existencia de estos espacios exclusivos vuelve a traer el tema al centro de la discusión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + cuatro =