El boliche de la Estación Fluvial puso un perito en la autopsia de Orellano

La crucial medida de autopsia sobre el cuerpo de Carlos Orellano, quien apareció sin vida en aguas del Paraná tras haber ido a bailar a un boliche de la Estación Fluvial, comenzó a realizarse ayer a la tarde en el Instituto Médico Legal de Rosario. Uno de los médicos forenses que tomó participación fue presentado para a controlar la autopsia por los dueños de la disco “Ming”, donde había ido el joven, ya que algunos de los patovicas que trabajan en la seguridad del boliche y los policías que estaban haciendo servicios adicionales fueron directamente aludidos por la familia de Carlos y su abogado querellante.

   El Código Procesal permite que puedan presentar un perito de parte a fin de formalizar un acto de defensa, en una medida de este tipo, quienes tengan presunciones razonables de que pueden resultar imputadas en la investigación de un delito. ¿Qué pasa en este caso? Por las declaraciones del abogado querellante, Salvador Vera, y los señalamientos del padre de la víctima, hay personas que asumen que podrán ser involucradas como acusadas por la hasta ahora muerte dudosa de Carlos. Por otro lado, al mismo tiempo un fiscal colabora con Patricio Saldutti, dispuesto frente a la complejidad y dimensión pública del caso, para tener presencia en medidas complementarias de recolección de evidencia. “Estamos trabajando en una investigación imparcial, el único interés, como en todos los casos, es cumplir con todas las medidas idóneas para establecer qué pasó”, dijo una fuente del MPA a este diario.

Protocolo de Minnesota

La autopsia finalmente se inció en la tarde del lunes con la presencia de distintos peritos de parte y bajo el protocolo de Minnesota, una convención internacional utilizada en casos en los que interviene la policía y que asegura la “total transparencia”, como aseguraron fuentes judiciales, en especial el caso donde se presume que puede haber una responsabilidad estatal en un delito.

   El domingo 23 de febrero Orellano fue a bailar a la disco “Ming”. Luego de mantener un altercado ya en la madrugada del lunes con custodios del lugar fue reducido por patovicas y al menos dos policías provinciales. Luego cayó al río en situación no esclarecida que está bajo investigación, aunque su familia postula que fue empujado. Su cuerpo apareció flotando en el Paraná 48 horas después del incidente. El caso está caratulado como “homicidio” y el fiscal que lleva la causa adelante es Patricio Saldutti.

   Cuatro horas antes de la autopsia, a las 13 de ayer, se llevó adelante la audiencia en que la querella solicitó la participación de la médica forense de parte Virginia Creimer.

   La médica en cuestión tuvo participación en la autopsia de la docente Maria de los Angeles Paris, quién murió el 3 de mayo de 2017 en extrañas circunstancias en la seccional 10ª, caso por el que resultaron imputados e irán a juicio cinco policías.

Peritos de todas las partes

Ante este pedido, la fiscalía manifestó que sobre el cuerpo actuén los médicos del Instituto Médico Legal, con la presencia de los delegados de partes, sin que estos intervengan sobre el cuerpo, pero que puedan registrar en material fílmico y fotográfico la realización del procedimiento en su totalidad.

   El Juez de Primera Instancia Nicolás Foppiani resolvió mantener a cargo del procedimiento a los forenses oficiales Carlos Herrera y Alicia Cadierno y permitir a la médica Creimer participar “presenciando las operaciones técnicas o periciales y hacer solamente observaciones durante su transcurso”, y asentar en actas lo que considere.Para esto también estará en el acto “una escribiente y dos colaboradoras”.

   El “Protocolo de Minnesota” es un procedimiento utilizado cuando intervienen en un presunto homicidio fuerzas de seguridad estatales. Los pasos consisten en congelar el cuerpo apenas ingresa a la morgue para luego, en presencia de peritos y sin la participación de las fuerzas comprometidas en los hechos, en este caso la policía de la provincia. realizar la autopsia por medio de técnicas y protocolos determinados.

   Así en la mañana del ayer se tomó al cuerpo de Orellana una tomografía en 3D y por la tarde se realizó la autopsia completa, en la que participaron el forense Mario Vignolo propuesto por la defensa de Carlos Varela, que representa a “Ming” y por la querella lo hizo la médica Creimer, más los forenses oficiales como es rutina. También estuvieron un camarógrafo y un fotógrafo pertenecientes a la Policía Federal. Se espera que los resultados del primer informe estén disponibles hoy mismo.

La causa Casco

La Cámara Federal de Rosario rechazó la recusación al juez Carlos Vera Barros hecha por la defensora oficial Rosana Gambacorta en la causa de la desaparición seguida de muerte de Franco Casco, hallado en el río Paraná. El camarista Aníbal Pineda adujo que no se ve afectada la imparcialidad del juez, que sigue en el trámite.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 1 =