Donó médula ósea para un niño que no conoce

Micaela Cabarcos es una joven de Arrecifes que llegó a Rosario hace 8 años para estudiar Medicina. No sabía que algún día su sangre podría salvar la vida de un niño que sufre Leucemia.

Hace tres años, un día en la facultad privada donde estudió, Rosario Solidaria organizó una colecta de sangre y también inscribieron a los interesados en donar médula ósea. “Participé como equipo médico y al terminar doné yo. No sabía mucho hasta ese día cuando nos explicaron bien de qué se trataba y no lo dudé” recuerda la joven que se encuentra en muy buen estado de salud.

A fines de mayo, Micaela recibió varios llamados de un número desconocido, pero no atendió porque pensó que se trataba de una propaganda de alguna empresa.

“Menos mal que tenían mi mail”, confiesa Micaela. Esa noche cuando llegó a su casa abrió la computadora y vio un mail que decía: “urgente”. Era del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai), y le decían que ella podría ser una posible donante de médula. “Me largué a llorar y les respondí inmediatamente para que me llamaran por teléfono y así lo hicieron”, continúa.

“Desde el Incucai se comunicaron y volví a llorar porque había sido seleccionada como posible donante. Me preguntaron si seguía con la idea de ser donante, a lo que respondí que sí”.

Como la necesidad era urgente, al día siguiente Micaela fue a un centro de salud de la ciudad, porque a partir de su respuesta afirmativa debía realizar una gran cantidad de estudios.

“Eran análisis de histocompatibilidad de la médula”, explica. “En el Incucai seleccionan los donante cuyas células coincidan más con el receptor, se los vuelve a estudiar y luego eligen la más compatible”, señaló la joven hoy ya médica.

Todos los análisis dieron bien y la chica seguía en contacto con el Incucai desde donde la llamaron otra vez para corroborar si seguía con la intención de ser donante. “A la familia del receptor le avisan casi sobre el trasplante porque hay gente que se arrepiente”, cuenta Micaela.

La muchacha tuvo que viajar a Buenos Aires donde la sometieron a más estudios. Le dieron bien y la joven se ilusionó con concretar la donación.

“A la semana de haber viajado a Buenos Aires me dijeron que estaba todo bien. Me dieron una charla sobre lo que era la donación, y me preguntaron qué método prefería de donación. Elegí el de sangre periférica”, rememora.

Los dos métodos son sangre periférica, que es colocar una vía en cada brazo y la otra es una punción en la espalda.

El 3 de junio Micaela volvió a Buenos Aires y al día siguiente se internó en el hospital Alemán. “Me pincharon dos brazos. Por uno me sacaban sangre que llegaba a una máquina y está la procesaba, extrayendo las células progenitoras (que son las necesarias para el trasplante) y el resto vuelve al organismo por la otra vía. Es como ir a donar sangre”, aseguró la joven que estuvo en esta situación por cuatro horas, y al otro día regresó a Rosario y fue a trabajar.

En una habitación del mismo hospital se encontraba un niño de cuatro años con Leucemia que necesitaba un trasplante de médula para seguir viviendo. Micaela sabe que el pequeño está bien y si quieren, en un año, ambos podrán conocerse, algo que la mujer espera ansiosa y feliz.

¿

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × cuatro =