Desplazaron a 31 oficiales superiores en un fuerte gesto de mando de Saín

Los enérgicos mensajes que lanzó durante el fin de semana el ministro de Seguridad Marcelo Saín se ahondaron ayer con una serie de medidas con las que se propone desterrar cualquier estado deliberativo o la más mínima disputa de mando dentro de la fuerza policial. La primera decisión fue producir una renovación notoria en la conducción de las 19 unidades regionales y en los principales cargos de conducción de la policía.

Para ello removieron de sus puestos a parte de una oficialidad que la nueva gestión considera responsable en parte del problema del delito, tal como lo denunció el gobernador Omar Perotti en su discurso de asunción. De la mano de estos nombramientos el gobierno decidió retiros obligatorios para 31 oficiales superiores, a la vez que cesó en funciones a otros, algunos referentes conocidos, para no delegarles posiciones de liderazgo.

Otra sonora afirmación política fue la decisión de Saín de intervenir la Jefatura de la Unidad Regional XVII de la ciudad de San Lorenzo por eventos que el gobierno toma como motivo de alarma e intriga. El primero es la prestación de un servicio deficiente, corroborado por una secuencia de robos a domicilios en la ciudad de Roldán, que se produjo a 24 horas de la asunción de nuevas autoridades en la provincia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + tres =