De Chile a Pakistán, de Madrid a Manila, millones de mujeres salieron a las calles

El 8-M, el Día Internacional de la Mujer, recorrió el mundo una vez más, llenando plazas y avenidas en cientos de ciudades a lo largo del planeta. El reclamo fue el de siempre: basta de violencia contra las mujeres y plena igualdad de derechos con los hombres. En América latina se destacó la enorme marcha realizada en Santiago de Chile, con cientos de miles de mujeres cubriendo las principales avenidas de la capital chilena. Uruguay, Brasil y México también fueron epicentros de importancia. En Argentina hoy se hará un paro nacional de mujeres. Las marchas se realizaron además en toda Europa pese a la emergencia del coronavirus, y en el mundo islámico, en el que la mujer sufre un sometimiento secular.

En el centro de Santiago de Chile, el Día Internacional de la Mujer logró convocar a una de las marchas más pacíficas y numerosas de los últimos tiempos. La concentración lucía más numerosa que la del 8 de marzo del año pasado, cuando según diversas fuentes se reunieron unas 800.000 personas. Luego, la Coordinadora Feminista 8M cifró en 2 millones de personas las que han participado en la manifestación de Santiago de Chile.Sin embargo, desde Carabineros han anunciado una estimación de 150.000 asistentes. La manifestación transcurrió en un ambiente amigable, con mujeres de todas las edades, representantes de agrupaciones feministas, asociaciones de estudiantes y organizaciones culturales y sociales, que marcharon desde la icónica Plaza Italia, el punto de reunión habitual de las protestas, hasta el palacio presidencial de La Moneda. Cientos de banderas chilenas y mapuches y pancartas daban color a la marcha. Las manifestantes entonaban cánticos contra “la sociedad machista”, el presidente Sebastián Piñera y los carabineros.

“Te quiero libre, viva y sin miedo”, “Somos las nietas de las brujas que no pudiste quemar”, “Las tetas son geniales no genitales”, “Yo elijo cómo me visto y con quién me desvisto”, “No estamos todas, faltan las asesinadas”, decían algunos de los carteles. La marcha, que se replicó en las principales ciudades del país, se realizaba en el contexto de la crisis que afecta al país, que las autoridades esperan calmar con la convocatoria al plebiscito del 26 de abril próximo para que los chilenos decidan si desean cambiar la Constitución vigente.

La semana pasada, el Congreso aprobó la paridad de género para la composición de la futura convención constituyente, pero muchas manifestantes se mostraban escépticas. “Todavía no cambia nada, tenemos que ver qué pasa el 26 de abril”, dijo una de ellas en referencia al referendo sobre la constituyente.

En Brasil, las manifestantes recorrieron las principales ciudades: San Pablo, Río de Janeiro, Brasilia y Belo Horizonte, y reclamaron el fin de los femicidios y pidieron especialmente por el esclarecimiento del crimen de la concejal Marielle Franco, asesinada hace dos años. “Estamos en las calles para celebrar el Día de la Mujer, que es un día de lucha y no de conmemoración; ni una mujer menos”, afirmó Eleonora Menicucci, quien fuera ministra de Políticas para las Mujeres de Dilma Rousseff (2011-16).

En México, miles de mujeres marcharon para exigir justicia ante la ola de femicidios y acciones efectivas que frenen la violencia de género en el país. Hoy realizarán una huelga nacional que se espera sea de alto acatamiento. Familiares de víctimas de femicidios volvieron a reunirse en el Zócalo para expresar sus demandas. En Uruguay miles de mujeres marcharon con pancartas desde la plaza Libertad, en Montevideo, bajo el lema “más feminismo, mejor democracia”. La Intersocial Feminista convocó a realizar un paro de mujeres en reclamo de mayor equidad en los derechos y participación en el mundo laboral y político, así como de justicia ante los femicidios, reseñó el diario montevideano El País.

En España, a diferencia de lo que sucedió en 2018 y 2019, las mujeres salieron a las calles sin haber llegado a un consenso para convocar a una huelga. No obstante, hubo 850 convocatorias diferentes. En Nicaragua, el gobierno sandinista desplegó efectivos antimotines para impedir manifestaciones de mujeres, y mantuvo encerradas varias horas a un grupo de feministas en el local de la organización La Corriente, donde se habían reunido. La policía rodeó a otro grupo de mujeres de la opositora Alianza Cívica en una iglesia, adonde habían acudido para leer una proclama en la que exigen justicia y libertad para los presos políticos. El gobierno sandinista prohíbe todas las manifestaciones opositoras desde 2018.

Medio Oriente y Asia-Pacífico

En tanto, fuera del mundo occidental también se realizaron marchas por el Día Internacional de la Mujer, pese al marcado conservadurismo de las naciones de Medio Oriente. En algunos casos, las mujeres sufrieron la represión directa. En Bagdad y Manila las mujeres salieron con valentía bajo el reclamo de igualdad de género, igualdad de salario y el fin de la violencia. En Tailandia, Indonesia y Filipinas también se produjeron marchas. Las manifestantes pidieron mayores salarios, seguridad laboral.

En Pakistán, las mujeres protestaron a lo largo y ancho del país, pese a solicitudes presentadas ante los tribunales para detenerlas. Grupos islámicos habían amenazado impedir las marchas con la fuerza.Las autoridades se comprometieron a proteger a las manifestantes. El principal partido islámico, Jamaat-e-Islami, organizó sus propios mítines para contrarrestar las protestas feministas. Pakistán es un país dominado por el Islam más ortodoxo. En Kirguistán, Asia central, la policía reprimió y detuvo a decenas de mujeres que se manifestaban tras haber sido atacadas por nacionalistas enmascarados. Finalmente, con el argumento de evitar congregaciones por el coronavirus, India anuló una maratón de mujeres, mientras Corea del Sur canceló numerosos eventos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + 16 =