Cayó la actividad económica 4,3 por ciento en Rosario durante el mes de julio

La actividad económica de la ciudad de Rosario cayó 4,3 por ciento interanual en junio. La construcción lideró la caída con una baja interanual del 14,6 por ciento, la industria manufacturera le siguió con un 9,7 por ciento, los servicios privados cayeron un 2,8 por ciento y el comercio, un 1,9 por ciento.

El Centro de Información Económica de la Municipalidad de Rosario difundió el informe mensual de facturación de las empresas rosarinas, correspondiente al mes de julio de 2019. El indicador se calcula en base a las declaraciones juradas del Derecho de Registro e Inspección y se realiza a valores constantes.

En la comparación con junio de 2019, se observa un aumento de un 0,6 por ciento en el indicador desestacionalizado. El comportamiento del acumulado enero-julio 2019 arrojó una caída del 7,0 por ciento respecto al mismo período del año anterior.

Dentro del sector manufacturero, el rubro más golpeado en julio fue el metales, productos de metal y metalmecánica, con una caída de 22,3 por ciento. La construcción empezó a experimentar la desaceleración de la obra pública, como consecuencia de la crisis, y cayó el 14,6 por ciento. Dentro del comercio, el sector minorista bajó 4,2 por ciento, mientras que la venta de vehículos bajó a 5,9 por ciento.

Los servicios privados retrocedieron, encabezados por el alojamiento y los servicios de comida (-7,2 por ciento) y el transporte, almacenamiento y comunicaciones (-5,3 por ciento). Los servicios inmobiliarios, empresariales y de alquiler retrocedieron 3,8 por ciento.

La actividad económica de la ciudad lleva once meses consecutivos de caída interanual. La baja de julio fue la menor del año, después de la retracción de 4,51 por ciento de febrero. El declive más pronunciado fue el de junio, de 10,55 por ciento.

Las estadísticas del centro de investigaciones económicas que depende de la Secretaría de Producción Municipal corresponden al última mes antes de la megadevaluación de agosto, impulsada por el gobierno nacional. No se incluye en el trabajo el anticipo correspondiente, pero es de esperar que en el octavo mes del año la crisis de actividad se haya reflejado más severamente en la facturación de comercios rosarinos.

A nivel nacional, el Indec informó para julio un incremento de 0,6 por ciento interanual, y un retroceso acumulado de 2,1 por ciento desde principios del año. Sólo el campo y una base baja de comparación permitieron presentar esa leve expansión, ya que la mayoría de los indicadores que releva el Indec fueron decrecientes.

El Indec difundió el lunes las cifras de pobreza correspondientes al primer semestre del año. El índice aumentó 10,6 puntos en el Gran Rosario durante el último año, al ubicarse en el 35,5 por ciento al término del primer semestre del año. Por primera vez desde que se realiza la nueva medición sobrepasó, por apenas una décima, el indicador nacional. En la región había a mitad de año 466.123 personas pobres, de las cuales 74.712 eran indigentes. Un dato particular es que la tasa de indigencia en el aglomerado, si bien subió un punto en la medición interanual, bajó 3 décimas en relación a fin del año pasado.

Tal como se esperaba, los datos de pobreza en los 31 aglomerados que releva el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), mostraron un fortísimo aumento, producto de la crisis provocada por la política económica nacional. El incremento de este indicador es una tendencia desde el primer semestre de 2018, cuando comenzó a captar las consecuencias de la corrida cambiaria.

Pero es una foto vieja. Los números a junio de este año no captaron todavía los efectos de la megadevaluación que impulsaron las autoridades económicas en agosto. De modo que los analistas estiman que la cantidad de pobres saltará en el segundo semestre a cerca del 40 por ciento de la población activa.

En un año, el porcentaje de población pobre en el total de 31 aglomerados se elevó 8 puntos porcentuales. En Rosario, la diferencia fue de 10,6 puntos porcentuales. Esta mayor velocidad de pauperización puede obedecer a varias razones. La crisis económica golpea duro a la región por el entramado industrial que alberga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × tres =