Un abogado de 49 años chocó, en una alocada carrera, contra tres vehículos en el kilómetro 5 de la ruta provincial Nº 1 en jurisdicción del costero distrito de Colastiné. El conductor, que manejaba una Dodge modelo RAM, se bajó del vehículo y fue agredido por vecinos de la zona de la costa. Cuando llegó la policía resistió su arresto, fue llevado a la subcomisaría 4ª y allí produjo destrozos dentro de la dependencia. El detenido fue identificado, no aceptó hacerse el examen de alcoholemia y posteriormente, por orden del fiscal de Santa Fe Daniel Alberto Filippi, recuperó la libertad, aunque quedó imputado por «resistencia a la autoridad y daño calificado». El hecho ocurrió la tarde del domingo, pero los detalles de la secuencia de la que fue protagonista el hombre fueron saltando bien avanzada la jornada. Peleas y más peleas Los vecinos que viven en la zona de la costa a la vera de la ruta 1, a la altura del kilómetro 5, a pocos kilómetros de la capital provincial y 182 kilómetros al norte de Rosario, escucharon el estruendo del choque de varios vehículos. Cuando salieron de sus viviendas para saber lo que estaba pasando, vieron al conductor discutir acaloradamente con una mujer y salieron en defensa de ella, golpeándolo. En medio de esa situación, llegaron uniformados de la subcomisaría 4ª que rescataron al hombre golpeado, pero éste, para sorpresa de propios y extraños, la emprendió a las trompadas contra los uniformados. Finalmente, y después de un intenso forcejeo, el hombre fue reducido y trasladado en un patrullero hasta la dependencia de Colastiné, adonde, lejos de amainar su irascibilidad y violencia, la emprendió contra el mobiliario y todos los elementos que halló a su alcance: rompió el vidrio de la puerta, un mueble tipo cofre y una alacena. Además, gritaba e insultaba constantemente contra el personal policial que se encontraba de guardia mientras rompía lo que encontraba. Existen filmaciones y fotografías sobre el suceso en toda la secuencia ocurrida. Alocada maniobra La camioneta que manejaba el iracundo abogado, identificado como R. C. A., de 49 años, y con la que embistió a tres vehículos, es una Dodge RAM roja con cintas negras a lo largo de la carrocería. En su carrera sin freno, el abogado chocó una Renault Traffic blanca, un Fiat Siena gris y un Volkswagen senda gris. El hecho fue denunciado ante la jefatura de policía de la Unidad Regional I, departamento La Capital, y estos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación Luis Alberto Filippi, que ordenó que el profesional fuera llevado a la división de Medicina Legal. Pero allí, el individuo se negó a la extracción de sangre para realizar la alcoholemia, con lo que fue llevado posteriormente al Gabinete de Identificaciones y cumplido el trámite recuperó la libertad. Se instruyeron actuaciones que lo tienen como autor de los delitos de «resistencia a la autoridad y daño calificado».

Leer más

El Papa Francisco y el dos veces mandatario de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva se reunieron ayer en el Vaticano para hablar de «un mundo más justo y fraterno», con énfasis en la lucha contra las desigualdades y la cuestión ambiental, en un encuentro realizado tras la gestión del presidente argentino Alberto Fernández. El Pontífice y el líder sudamericano se reunieron durante casi una hora en la residencia papal de Casa Santa Marta, en lo que fue el primer encuentro entre ambos, y conversaron «sobre un mundo más justo y fraterno», según aseguró luego Lula en redes sociales. La Santa Sede anticipó que no iba a haber ningún comunicado oficial del encuentro «debido a su carácter privado». Lula llegó a Santa Marta a bordo de un automóvil con cristales oscuros y al marcharse un colaborador informo que se dirigía a la sede de la central obrera italiana CGIL para una reunión con sus dirigentes. La audiencia fue arreglada el 31 de enero por el presidente argentino Alberto Fernández, quién le pidió a su compatriota Francisco en una audiencia en el Vaticano que recibiera a Lula, lo que el Papa aceptó de inmediato. «Mi venida tuvo como objetivo discutir con el papa Francisco la cuestión de las desigualdades y de su lucha por una nueva política ambiental», planteó luego Lula en diálogo con periodistas en Roma. «Todo el mundo sabe que el mundo se está volviendo más desigual y que muchas de las conquistas del siglo XX están siendo robadas por la ganancias de intereses empresariales; la economía mundial está financiarizada», agregó el ex mandatario. «Cuando Francisco toma la actitud de convocar a un encuentro en Asís para discutir las desigualdades con miles de jóvenes, una nueva economía mundial, la veo como una decisión alentadora del Papa», destacó Lula sobre el encuentro que se hará en esa ciudad italiana en marzo próximo. «Eso debe servir de ejemplo para los partidos políticos de mundo entero», pidió el líder opositor brasileño sobre la convocatoria papal. «La segunda cosa es la convocatoria ambiental», destacó Lula, que revindicó la mirada de Jorge Bergoglio en la materia. «Uno de los principales animales en extinción es el ser humano, y sobre todo el pobre; si todos los seres humanos tuvieran las agallas del Papa, se podrían encontrar soluciones más fáciles», aseveró. El único encuentro de Francisco con un mandatario brasileño fue en febrero de 2014, cuando recibió a la sucesora de Lula, Dilma Rousseff, ya que nunca se encontró con Michel Temer, que ocupó el poder entre agosto de 2016 y el 31 de diciembre de 2018, y aún no se reunió con el actual presidente, Jair Bolsonaro. Coincidencias En los últimos años, el pontífice y el líder del Partido de los Trabajadores (PT) coincidieron en denunciar el denominado «lawfare» como un mecanismo de coordinación mediático-judicial para perseguir y encarcelar a dirigentes políticos en Sudamérica. La reunión se dio además un día después de que el Papa publicara su exhortación «Querida Amazonía», en la que denuncia las actividades de las empresas multinacionales en la región y le exige respuestas a los gobiernos de los nueve países que ocupa la selva, entre ellos el de Brasil. En cuanto a Lula, Francisco le envió en mayo pasado una carta en la que le manifestó su «proximidad espiritual» y le pidió «coraje» para «no desanimarse» y «seguir confiando en Dios». En agosto de 2018, durante una reunión en Casa Santa Marta con Fernández, el ex canciller brasileño Celso Amorim y el senador chileno Carlos Ominami, Bergoglio le mandó un mensaje de puño y letra a Lula, entonces encarcelado: «A Luiz Inácio Lula da Silva con mi bendición y pidiéndole que rece por mí». En junio de ese año, el pontífice le había enviado al líder brasileño un rosario bendecido a través del dirigente social Juan Grabois. Lula, de 74 años, que gobernó su país entre el 1 de enero de 2003 y el 1 de enero de 2011, se encuentra en libertad provisional tras una serie de cuestionados procesos judiciales por los que debió pasar 580 días en prisión. Tras visitar al pontífice, el ex mandatario se reunió con la cúpula de la central sindical italiana CGIL en el barrio romano de Parioli. Exabrupto El ministro de Economía, Paulo Guedes, dijo que “hasta las empleadas domésticas iban a Disney” durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) debido a que el real estaba fuerte respecto del dólar. Lo hizo al justificar la devaluación del real frente al dólar, que en lo que va de febrero fue superior a 8% y llegó ayer a un nivel histórico de 4,38.

Leer más