Cataluña pide “autoconfinamiento” en Barcelona y prohíbe reuniones de más de 10 personas

La norteña región de Cataluña y la vecina Aragón concentran el 70% de los contagios de los más de 120 rebrotes de Covid-19 activos en España.

El gobierno catalán pidió hoy a los más de 4 millones de vecinos de Barcelona y de 12 municipios densamente poblados de su área metropolitana “no salir de sus casas” si no es imprescindible, y prohibió reuniones de más de 10 personas ante el rápido incremento de casos de coronavirus.

La norteña región de Cataluña y la vecina Aragón concentran el 70% de los contagios de los más de 120 rebrotes de Covid-19 activos en España, donde preocupa la velocidad con la que se está expandiendo nuevamente la enfermedad, aunque mayormente se trata de casos asintomáticos y leves.

“Nos vemos obligados a dar un paso atrás”, afirmó hoy la vocera del gobierno catalán, Meritxell Budó, al anunciar en conferencia de prensa las nuevas medidas para contener el avance del coronavirus en Barcelona y otros municipios.

A partir de ahora, en la capital catalana y alrededores estarán prohibidas las reuniones de más de 10 personas en público o privado, los bares y restaurantes deberán volver a un 50% de su capacidad; deberán cerrar los gimnasios y suspenderse actividades culturales y de ocio, aunque se plantean algunas excepciones.

Barcelona sigue así los pasos de la vecina ciudad de L’Hospitalet de Llobregat, una de las más densamente pobladas de Europa y donde se registra uno de los brotes más importantes de Covid-19 en este momento.

Pero, además, el Gobierno del independentista Quim Torra va hoy un poco más lejos al pedir a los ciudadanos que “no salgan de sus casas si no es imprescindible”.

“Somos conscientes de las fechas en las que estamos, pero este es un verano excepcional” y “depende de los ciudadanos que el virus no se expanda”, dijo Budó, que también recomendó a los vecinos de Barcelona no trasladarse a segundas residencias durante el fin de semana.

”Nos encontramos ante la última oportunidad para evitar que tengamos que hacer un salto en las medidas de contención de toda la población” y un nuevo “confinamiento total”, alertó la responsable política.

Las medidas del Gobierno catalán, que también prohibe las visitas a los geriátricos, durarán inicialmente 15 días.

El objetivo principal de las restricciones es “bajar la socialibilización” ya que las autoridades sanitarias de la norteña región detectaron que los contagios de coronavirus se triplicaron en las últimas semanas.

“El cambio principal es que el porcentaje de positivos respecto a todas las pruebas que hacemos ha crecido, por lo que la transmisión ahora es más ágil”, explicó Alba Vergés, la consejera de Salud del gobierno regional que destacó también que los nuevos contagios se producen principalmente en reuniones familiares y de amigos.

La responsable de Salud también indicó que se detectó un aumento de las hospitalizaciones, de ahí la necesidad de “actuar”.

Los museos y bibliotecas podrán permanecer abiertos, contemplando las medidas de prevención, mientras no está prohibido acudir a la playa, aunque la Vergés señaló que “hay que evitarlo”.

Cataluña fue la primer región en obligar a utilizar el barbijo en la vía pública tras el fin del estado de alarma en España el pasado 21 de junio, tras la irrupción del primer rebrote de coronavirus en la provincia de Lérida. Luego le siguieren el resto de regiones siendo muy pocas las que no aplican esta medida, entre ellas Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − diecisiete =