Buscan en Bolivia una solución a la crisis que permita llamar a elecciones

Bolivia vivió ayer otra jornada febril, pero con menos protestas callejeras y más gestiones de la ONU, la OEA y la Unión Europea, además de la Iglesia católica, para instalar mesas de diálogo, apurar una salida institucional a la crisis derivada de las anuladas elecciones del 20 de octubre y evitar el desabastecimiento de alimentos en La Paz. Ayer, el ex presidente volvió a hablar desde su exilio mexicano y ofreció no presentarse como candidato, pero solo si le permiten terminar su truncado mandato presidencial.

En este contexto, el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano, sugirió que el llamado a nuevos comicios podría realizarse por decreto, al afirmar que si “hay dificultades” para convocar a elecciones mediante la Asamblea Legislativa, como indica la Constitución, le recomendará a la presidenta interina Jeanine Añez, que lo haga “a través de algún otro instrumento legal”. La convocatoria a elecciones mediante decreto tiene jurisprudencia en el presidente provisional Eduardo Rodríguez Veltzé (2005-2006). De esas elecciones surgió Evo Morales como presidente.

A una semana de la renuncia de Morales y la posterior asunción de Añez, las fuerzas políticas no logran ponerse de acuerdo e iniciar en la Asamblea Legislativa la modificación al sistema electoral que permita llamar a elecciones dentro de 90 días.

Las elecciones generales del 20 de octubre se anularon debido serias irregulares detectadas en el proceso electoral, entre otras instituciones, por la OEA, por lo que los bolivianos deberán volver a las urnas para elegir al presidente, vicepresidente y legisladores para el período 2020-2025.

La alternativa fue alentada por el ex presidente Jorge Quiroga, quien en conferencia de prensa pidió a Añez “que ajuste, que modifique, que arregle, que cambie lo que quiera cambiar y que convoque por decreto a las elecciones”.

Sin embargo, uno de los principales colaboradores de Añez, el senador Oscar Ortiz, pareció preferir que el llamado a elecciones sea resultado de un acuerdo entre las fuerzas con representación parlamentaria. “No debe haber sesión de la Asamblea Legislativa hasta que no se haya concertado la conformación del TSE (Tribunal Supremo Electoral, destituido luego de las irregularidades constatadas en las elecciones y la huida de Morales el domingo 10 de noviembre) y la convocatoria a elecciones en el marco de la mediación internacional que se está viendo con la OEA (Organización de Estados Americanos) y la Unión Europea (UE) y otros países”, dijo el legislador. También participa la ONU a través de un enviado especial, Jaques Arnault.

Ortiz se refirió a la sesión a la que el Movimiento al Socialismo (MAS, el partido del ex presidente Evo Morales, con mayoría en las dos cámaras) convocó para hoy.

También el ex presidente Carlos Mesa, el principal competidor de Morales en las elecciones de octubre pasado y gran perjudicado por las irregularidades electorales, opinó que los nuevos comicios deben ser convocados mediante una ley. Respecto a la sesión legislativa de hoy, consideró que “esa convocatoria inmediata es imperativa para la legitimidad de la presidenta Añez, pero lo es también para comprobar si el MAS quiere o no una solución pacífica, democrática y constitucional; está en manos del MAS, en la Asamblea Legislativa aprobar una ley, producto de un acuerdo nacional, que convoque a esas elecciones, en las que, por supuesto debe participar el MAS, con candidatos que en ningún caso pueden ser Evo y Alvaro (García Linera, vicepresidente de Morales)”, dijo Mesa.

Mientras, Evo Morales afirmó, por primera vez, que está dispuesto a retirar su candidatura pero reclamó que le permitan continuar el mandato que se interrumpió con su renuncia hace ocho días. “No sé por qué están asustados con Evo, no quieren que participe; está bien, todo por la vida, por la democracia; retiro mi candidatura, pero deberían dejarme terminar mi mandato, ¿se entiende?”, dijo Morales en Ciudad de México, en una entrevista con el canal Al Jazeera. Apenas 24 horas antes, en una entrevista con la BBC, había dicho: “Tengo todo el derecho de participar en las elecciones, pero dicen no Evo, no Evo; ¿por qué tienen miedo a Evo?”. Morales está asilado en la Ciudad de México desde el martes pasado, dos días después de que renunciara bajo presión de amplios sectores sociales y de los militares y policías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

18 − doce =