Anuncian más recursos para combatir el crimen organizado en Rosario

El presidente Alberto Fernández anunció ayer el fortalecimiento de la Justicia federal en las zonas más críticas donde el crimen organizado logró desarrollarse a través del narcotráfico, especialmente en Rosario y Santa Fe. Lo hizo en su discurso inaugural de las sesiones ordinarias del Congreso nacional, marco en el cual oficializó el envío en diez días de un proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) y de otro para reformar la Justicia federal. También aseguró que es “innegociable que el acuerdo con los acreedores sea sostenible”, en alusión a las tratativas que mantiene por la deuda pública externa contraída por el gobierno anterior.

   “Impulsaremos un fortalecimiento de toda la actuación de la Justicia federal penal en las zonas más críticas donde el crimen organizado ha logrado desarrollarse a través del narcotráfico, especialmente en Rosario y Santa Fe”, dijo el primer mandatario durante la apertura del 138º período de sesiones ordinarias del Congreso.

   En ese sentido, señaló que el Estado nacional impulsará “la creación de una nueva sala y una Secretaría de Narcotráfico en la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario”. Y que, por ese motivo, reforzará “la creación de nuevos cargos de auxiliares y asistentes fiscales bajo la órbita de un fiscal coordinador del distrito”.

   También propuso la creación de un juzgado federal, una fiscalía y una defensoría en la ciudad de San Lorenzo abocadas a temas de lavado de dinero, trata de personas y narcotráfico. El gobernador Omar Perotti saludó la iniciativa del presidente y aprovechó para fustigar a la anterior administración provincial (ver página 11).

   Asimismo, Fernández anunció: “En los próximos diez días presentaré un proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo que legalice el aborto en el tiempo inicial del embarazo y permita a las mujeres acceder al sistema de salud cuando toman la decisión de abortar”.

   El discurso del presidente duró 80 minutos y se caracterizó por una impronta conciliadora, con frases con fuerte tono político que fueron celebradas con aplausos de los legisladores del oficialismo y del público que colmó los palcos del recinto.

   “Un Estado presente debe proteger a las mujeres en particular y, en el siglo XXI, toda sociedad necesita respetar la decisión individual de sus miembros a disponer libremente de sus cuerpos”, aseveró Fernández acerca de la iniciativa a remitir al Congreso.

   Agregó que el acceso al sistema de salud para esos procedimientos debe ser “pleno” y consideró que “la legislación vigente no es efectiva” y que, “desde 1921, la Argentina penaliza la interrupción voluntaria del embarazo en la mayoría de las situaciones”.

   Además, el jefe del Estado anunció el envío de un proyecto de ley para una reforma de la Justicia federal para terminar con la “discrecionalidad”, a través de la conformación de un “Consejo para Afianzar la Administración de Justicia” y la creación de un nuevo fuero federal penal, que unificará a fueros penales que hoy tienen jurisdicción en la ciudad de Buenos Aires.

Condiciones

Acerca de la deuda externa, el presidente expresó que “lo más importante es que el acuerdo con los acreedores sea sostenible y es innegociable” que el entendimiento “permita a la Argentina ponerse de pie y no volver a caer”.

   “Con las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) venimos trabajando de forma constructiva y han reconocido lo profundamente grave que es la situación económica”, consideró, al trazar un diagnóstico de los primeros 82 días de gestión.

   Fue entonces cuando enfatizó: “Nunca más a un endeudamiento insostenible. Nunca más a la puerta giratoria de dólares que se fugan dejando tierra arrasada a su paso”. En ese marco, indicó que el Banco Central (BCRA) está revisando el proceso de endeudamiento del país. “Todos vimos impávidos cómo los dólares que debían financiar la producción fueron fugados, llevándose los recursos y dejándonos la carga de la deuda”, indicó.

   “Algunos nos critican y piden más ajustes”, continuó, para luego advertir que “más ajuste lleva a más recesión, más pobreza, más exclusión”, por lo que aseguró: “No vamos a pagar la deuda a costa del hambre y la destrucción de los argentinos y argentinas”.

   Si bien no anunció una suba de las retenciones a la soja, dejó clara su posición al sostener que se le hizo una propuesta “generosa” al sector agropecuario en la que aumentarían los derechos de exportación sólo en uno de 25 cultivos.

   El presidente también destacó que el Plan Argentina contra el Hambre “motoriza” la economía, subrayó que el Ejecutivo limitará las funciones de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) y desclasificará testimonios secretos sobre la causa Amia y ratificó a la defensa de los derechos humanos “como la columna vertebral” de la Argentina.

   También aseguró que su gestión “es un gobierno de científicos, no de CEOs”, habló de la necesidad de “motorizar la economía desde abajo hacia arriba”. Y, acerca de las jubilaciones, resaltó la necesidad de “enmendar los desequilibrios internos del sistema previsional”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + siete =