Amenaza de bomba en el Cemar.

Una llamada telefónica advirtió que había un artefacto a punto de estallar. Efectivos de la Brigada de Explosivos de la policía provincial revisaron el lugar y constataron que se trató de una falsa alarma.

Una situación de mucha tensión se registró esta mañana en la zona de San Luis y Moreno al recibirse por teléfono una amenaza de bomba en el Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario (Cemar). Efectivos de la Brigada de Explosivos de la policía de Santa Fe acudieron al lugar, mientras que pacientes y profesionales de la salud tuvieron que evacuar el edificio.

Minutos después se comprobó que se trató de una falsa denuncia Sin embargo, antes de que los especialistas corroboraran que todo era una falsa alarma, la policía tuvo que cortar el tránsito en las esquinas de San Luis y Moreno y en San Luis y Balcarce. En las veredas del centro médico había pacientes en camilla, madres con sus bebés y personal que trabaja en la institución.

“Nos dijeron que había una amenaza de bomba y nos pidieron que saliéramos a la calle. Es todo lo que nos dijeron”, contó una mujer que tiene a su bebé internado en Neonatología en la Maternidad Martin y tuvo que salir a la calle con la criatura a upa.

El secretario de Salud Pública de la Municipalidad de Rosario, Leonardo Caruana, señaló en conferencia de prensa que el mensaje de la llamada telefónica con la amenaza de bomba “estaba relacionado con la vacuna” contra el coronavirus, pero no aseguró que no tenía precisiones al respecto. “En el Cemar y en la Maternidad Martin trabajan más de 600 personas. Entre el 60 y 70 por ciento de ellas fueron evacuadas. El resto pertenecen a lugares críticos donde no era posible por la propia dinámica de trabajo poder evacuarlos. Esto generó una conmoción en los trabajadores, en las familias, en los papás y mamás de los bebés. Pero fue algo transitorio”.

Caruana dijo que al momento de ordenarse la evacuación del edificio “muy pocas parturientas quedaron el lugar porque la mayoría presentaban condiciones para ser trasladadas. Estaba todo preparada para hacer la evacuación, con el sistema de camilleros. Los pacientes que se trasladaron eran todos de baja complejidad. Todos los que estaban en recursos críticos o terapia intensivo no es posible trasladarlos. Para eso existen los protocolos abreviados, que es la mirada y la valoración de media hora, y en ese tiempo se logra restituir la normalidad de la institución”.

“La atención en el Cemar seguirá. Se reprogramarán los turnos que se tendrán que reprogramar, pero se garantiza la atención, porque no fueron más de 40 minutos de suspensión por este tema y ya estamos volviendo a la normalidad”, agregó el funcionario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 − siete =