A una buena campaña

Hace poco todas las categorías del ascenso decidieron eliminar el sistema de promedios para determinar los descensos de categoría para sus certámenes 2019/2020. La primera división, ahora pomposamente agrupada en la Superliga, resiste ese cambio y las voces consultadas pregonan que se mantendrá. Hay quienes defienden y quienes critican la modalidad vuelta a instalar en 1983, ya que se probó con otra forma desde 1957 hasta 1962. El promedio castiga procesos más que un mal campeonato y aunque se esgrimió que protegía a los equipos grandes, todos excepto Boca penaron con él y tres de ellos bajaron de esa manera: Racing, River e Independiente, mientras San Lorenzo y el mismo equipo ahora campeón del fútbol argentino debieron jugar instancias de promoción para evitar de nuevo la B Nacional. Lo cierto y lo concreto es que cuando las cuentas ahogan al iniciar un campeonato, una última buena temporada generalmente es la tabla de salvación. Eso le cabe a la realidad que le tocará enfrentar a Newell’s en la 2019/20 si no hay cambios reglamentarios. Su propia historia lo dice. Cinco veces arrancó en zona de descenso (en cuatro, último) y el único fue en definitiva por haber terminado último en el torneo en cuestión. En las otras cuatro ocasiones zafó tan bien que en dos de ellas la necesidad lo llevó incluso a salir campeón.

La última fecha de la Superliga “limpió” la tabla del descenso para la próxima temporada. Y así, a Newell’s le cabe arrancar último. No es la primera vez que le ocurre. Aunque no esté instalada en el saber popular, el primer intento de promedio en el fútbol argentino fue en 1957. En ese primer torneo se tomaba además en cuenta el campeonato de 1956 y los puntos obtenidos se dividían por 2, excepto el que venía del ascenso que sumaba directo. Ya para 1958 y hasta el 62, se tomaron en cuenta tres torneos como en la actualidad, pero con igual sistema: sumar puntos y dividirlos por 2 o 3 según la cantidad de torneos jugados. En 1960 el equipo rojinegro arrancó último junto a Gimnasia, a 3 de Lanús, y descendió por este sistema. Pero lo cierto es que finalizó en el último lugar de la tabla de posiciones. Imposible que pudiera zafar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce + diecisiete =